Llega el otoño, y con él esos días locos en los que no sabemos qué ponernos, pues aún no hace frío para abrigo, pero tampoco calor para llevar vestiditos y sandalias. (más…)